REPARTIENDO ILUSIÓN EN EL HOSPITAL

“SI YO PUEDO, TU PUEDES”

Nunca olvidaré el dia que fui al hospital Niño Jesús y vi aquellas sonrisas al entregarles a los peques su happy Kit de Juegaterapia. Fue tan gratificante y bonito, que solo por el simple detalle de una sonrisa, se convirtió en el mejor dia de mi vida.

Hablé con los papis de un peque de unos 18 meses y, al contarle mi experiencia con la leucemia, se alegraron y se llenaron de esperanza, ya que vieron que si yo pude superarla, su hijo también puede. Lo que me llenó por dentro, lo que me hizo sentirme la persona más feliz y afortunada fue ver al peque feliz, haciéndome gestos y sonriendo, interaccionando conmigo sin conocerme de nada. Además, me encontré con la gran noticia de que estaban esperando para que le dieran los papeles del alta, es decir, el peque ya se iba a ir a su casita.

– ¡Qué gran noticia!, les dije con entusiasmo.

Más de media hora estuve en la habitación, viendo junto al peque lo que venía en el happy kit, y disfrutando cómo abría sus regalos o me los daba para que le ayudara; y aún tenía que entregar unos regalinos a un par de luchadores más. Sinceramente, agradezco que la Fundación Juegaterapia, me diera esta oportunidad de poder ir al hospital a repartir ilusiones y felicidad. Después de todo, nos despedimos y me fui a la habitación de enfrente donde, después de darle su happy kit, ayudé a una mami y a su hijo a configurar la Tablet que le habían regalado.

También he de destacar, que el cáncer no entiende de fronteras, ni de edades. Fui a ver a una familia Turca, y solo el hecho estar allí presente, valió para entendernos. Gracias a un traductor majísimo pudimos intercambiar unas palabras que acabó siendo otra inyección de esperanza. Lleno de agradecimientos, terminó mi día allí, cogí mi chaqueta, me despedí y marché de nuevo a la oficina de la Fundación.

Pues bien, a modo de resumen se podría decir que entré normal en el Hospital y salí siendo otra persona. Si el cáncer ya me hizo ver la vida de otra forma, esta experiencia, supuso un antes y un después. Quiero volver y volveré; nunca olvidaré aquel día. Y si tienes la oportunidad, haz voluntariado, alegrarás el día de los que te rodean y el tuyo propio. Por último, quiero agradecer a las 3 familias que me dejaran estar junto a ellos y la amabilidad con la que me recibieron por su parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close