Traslado a Madrid

Una vez acabado aquel sufrimiento (la punción sin anestesia) debido a que no fueron capaces de obtener la muestra que necesitaban, se fueron los médicos y me quedé en esa habitación de aislamiento junto a mis padres; tiritando, asustado, con esas lágrimas que aún seguían cayendo…

133

Todavía lo recuerdo y me entran escalofríos, me entró pánico por los médicos. Esa noche no pegué ojo por si volvía a aparecer otro, estaba aterrado de que me volvieran a intentar hacer lo mismo. Desde entonces, tuve pesadillas y cada vez que veía a un médico, no me fiaba; de ahí que, al día siguiente, al aparecer el médico que llevaba mi caso, le dijera a mi madre: “por favor, mamá, que no entre, que no venga, por favor”. Esas eran las palabras que le repetía una y otra vez.

Entonces, ella salió a hablar con él (no sé exactamente de qué hablaron). Yo estaba expectante por saber qué iba a pasar… Por lo que, minutos más tardes entra en la habitación y me dice que me van a trasladar a Madrid, que me iban a tratar allí. No me vi la cara, pero seguro que sería un poema, porque no entendía nada:a Madrid, ¿para qué?, ¿qué es lo que me pasa?, ¿por qué mi madre está tan preocupada…?, ¿me va a pasar algo?, me preguntaba.

Mi cabeza no paraba de hacerse esas preguntas, tenía miedo y seguía sin sacar esa sonrisa que tanto me caracterizó en esa lucha contra el cáncer. De camino a la ambulancia pensé en mi familia, en todos mis amigos, esos momentos en el pueblo y en mi esperanza de volver a mi vida normal fuera de esas cuatro paredes de aquella habitación, que poco a poco se iba desvaneciendo…

En ese momento, mi objetivo era saber cómo iba a salir de esa situación, de lo que se me espera en ese hospital de Madrid, el cual todavía desconocía, y lo más importante, saber que me ocurría y entender por qué todos estaban tan mal y destrozados. Una vez en la ambulancia, antes de que cerraran las puertas y ponernos en marcha, se me pasó por la cabeza reunir fuerzas para levantarme, darle un abrazo a mi madre y decirle gracias, porque sé que lo necesitaba, pero no pude hacerlo… Y parece que no, pero una noticia así para un padre es difícil, y más ver como se lo explicas a tu hijo pequeño de 10 añitos que hasta hace 5 días estaba jugando en el pueblo con sus abuelos.

Debéis saber que siempre tuve miedo, en todo momento, incluso a veces me cuesta recordar esto; hasta llego a emocionarme, pero la cosa es que supe llevar el miedo, saqué fuerzas de no sé dónde, y le hice frente. Es triste sí, pero gracias a ello me hice más fuerte y me ha hecho ser la persona que ahora soy.

Finalmente, nos pusimos en ruta hacia esa “nueva vida”, llena de dificultades y obstáculos, que desconocía por completo…

1 comentario en “Traslado a Madrid

  1. Marlene De León 17 abril, 2020 — 12:26 pm

    Leer por todo lo que pasaste, y tus padres me emociona… aún así, como dices, sacaste fuerzas y tiraste para adelante 👏🏼👏🏼👏🏼

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close